¿Política de privacidad? Cuelga al teleoperador

El otro día me sonó el móvil (un número que no tenía registrado), lo cogí y una voz femenina respondió. “Buenos días, ¿Mónica?” Me pregunto quién será, que conoce mi nombre y mi número de teléfono. “Sí, dígame” … “Le llamo de Seguros Genearli”. Oír eso me confundió, ya que no he sido jamás cliente directa de ninguna aseguradora. Así que decido indagar. “Disculpa, ¿de dónde habéis sacado mi teléfono?” Aunque me preocupaba más que supieran mi nombre, ya que un número puedes marcarlo al azar. Lo que no esperaba era su respuesta.

468c2cfcbd460f92627ea44c5d81de55

“Su número aparece en una base de datos donde usted lo registró para su distribución.”

No había sido consciente hasta ese momento del poder de la información. Cuando supe reaccionar le dije, como a otros muchos, que sentía mucho que hubiera llamado ya que no me interesaba ningún tipo de oferta que pudiera ofrecerme y colgué. Ante todo educación, el teleoperador no tiene la culpa. Me pasé la semana entera pensando en ello y, cuando al fin lo olvido, resulta que la última versión de Instagram solicita permiso para acceder a tus llamadas y SMSs. ¿Y para qué (me pregunto yo) querrá Instagram saber cuándo llamo y dejo de llamar, si esta aplicación solamente sirve para subir fotos?

Muchos no lo sabemos, pero toda esa información que nosotros les dejamos coger, ellos la venden al mejor postor. Sabrán a quién llamas, cuánto tiempo pasas hablando, tu ubicación en todo momento, tus preferencias de consumo y tus movimientos bancarios. No sé a vosotr@s pero a mí me angustia un poco que jueguen con una información que no quería dar.

Facebook es propietario de WhatsApp e Instagram, y sus ingresos principales son gracias a estas bases de datos a las que acceden empresas como Generali para venderte un producto por telemarketing. Google tampoco es un santo, ya que gracias a Android y algunas de sus apps hace que las empresas sepan cuáles son tus intereses y preferencias y así adaptar sus productos a algo más comercializable. Esto no está bien pero, ¿podemos hacer algo para cambiarlo?

Si queremos, sí. Podemos dejar de usar smartphones (¡qué horror!) y así dejarán de saber mil cosas de nosotros. Podemos dejar de usar las tarjetas de crédito y pagarlo todo en efectivo, para que no controlen nuestras compras. Podemos vivir como se hacía antes, sin tanta informatización. Pero también podemos dejar de preocuparnos, al fin y al cabo… ¿Qué importa si ganan millones con nuestros datos? No podemos hacer nada… ¿O sí?

Para empezar, una propuesta. Colgad a todos los operadores que os vendan algo (os interese o no) y también cuando os hagan encuestas. Llegará el día en que el telemarketing no salga rentable y desaparezca, pero para eso tenemos que colgar SIEMPRE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s